2015-2016

2015-2016

En esta edición, el proyecto final de postgrado tenía lugar en una de las plantas del Edificio Colón.

El Edificio Colón o Torre Marítima es un edificio de oficinas de 28 plantas, construido en el año 1970. En la época de su construcción, Barcelona tenía muy pocos edificios altos y por ese motivo, este pequeño rascacielos, pasó a ser el más alto de la ciudad.

Los autores del edificio fueron los prestigiosos arquitectos Anglada, Ribas y Gelabert. El diseño de la torre tiene varias singularidades que fueron muy bien valoradas por la crítica y sigue siendo un referente. Una de estas singularidades es la disminución de la superficie de la planta conforme avanza en altura, otra, la rotación del edificio respecto el eje vertical central y, una tercera, la vista panorámica de 360 grados que ofrece sobre la ciudad de Barcelona, gracias a la vidriera continua montada sobre un antepecho de hormigón visto, que rodea el perímetro de todo el edificio. La torre fue un hito de la ciudad, similar al que hoy representa la torre Agbar pero, a diferencia de la expresión visual de esta, la torre Colón tiene un alto valor tectónico.

Las plantas del edificio están divididas en dos mitades que se destinan a oficinas. La oficina de la planta 21 ocupa toda la planta y, en ella, habrá que estudiar el proyecto de remodelación y diseño completo de interiorismo para convertirla en vivienda de una familia numerosa.

Nuestros clientes son una pareja con 5 hijos. El padre tiene 57 años, es abogado, economista y tiene el cargo de Director logístico de una empresa del puerto, la máxima autoridad del vecino puerto de Barcelona. La madre -médico pediatra- trabaja por las tardes en su consulta situada en el Ensanche barcelonés. Tiene 55 años.

Los 5 hijos tienen edades comprendidas entre los 28 y los 19 años. La mayor, de 28 años, es periodista y trabaja en TV3, la televisión pública de Catalunya. Presenta un telediario. La segunda hija, 26 años, es licenciada en Bellas Artes y se dedica profesionalmente a la pintura. El tercer hijo es un estudiante de arquitectura que está haciendo el proyecto final de carrera, tiene 24 años. El cuarto, de 23 años, tiene una discapacidad física que le obliga a ir en silla de ruedas; está terminando la licenciatura de Idiomas y traducción. La última hija, la quinta, tiene 19 años y cursa el segundo curso de la carrera de Humanidades.

Todos los hijos viven todavía en casa y cada uno necesita su espacio particular equipado de modo que permita usarlo individualmente o en pareja.

La familia ha adquirido entera la planta 21 del edificio Colón para cambiarle el uso y convertirla en su casa. De este modo esperan huir de la estrechez de su anterior vivienda que, aún quedándoles pequeña, tenía 165 m2.

Proyecto de Cristina Herráiz, Candelaria Pérez y Andrea Navarrete.
“Un camping es una instalación eventual de personas en un terreno abierto o un lugar al aire libre. Este concepto lo podemos extrapolar a nuestro proyecto ya que disponemos de una planta diáfana que simula esa gran explanada natural donde se “montan” tiendas de campaña que en este caso serían las habitaciones de los usuarios. Esta flexibilidad nos permite adaptarnos al uso según las necesidades.
El espacio intermedio entre las habitaciones es donde se desarrollarán las relaciones interpersonales.
Con este concepto obtenemos un proyecto vivo y cambiante donde los propios usuarios intervienen en la distribución del mismo.
Hemos podido llegar a esta idea debido a que los clientes son una familia abierta y dispuesta a vivir y experimentar una convivencia poco convencional.”

Proyecto de Mariona Guimó, Ariana Ochoa y Iris Puig.

Proyecto de Paola Serra, Renata Lora de Bem y Rodolfo Sanders.
La planta 21 del Edificio Colón esta situada en Drassanes, Barcelona. La vivienda pertenece a una pareja con 5 hijos, los
cuales tienen edades comprendidas entre los 19 y los 28 años, uno de ellos con discapacidad física. Es una familia muy
diversa, con aficiones y preferencias distintas, pero comparten el gusto por la cultura, el placer por la lectura y por poseer de
una buena biblioteca.
El proyecto propone que toda la familia pueda disfrutar de manera democrática de todas las vistas de 360 grados sobre
Barcelona. Por lo tanto, el primer paso fue dejar todo el perímetro de la planta libre, sin que ninguna pared llegue a la
fachada. Esto les permitirá relacionarse visualmente con los edificios singulares de todas las épocas, la montaña y el mar.
Se podrá percibir los cambios atmosféricos, las variaciones de luz y la incidencia de éstos sobre la ciudad.
Al dejar el perímetro libre, se crea una nueva fachada en el área privada, la cual es posible mantenerla abierta o cerrada, según
las actividades y la hora del día, mediante unas lamas de madera pivotantes. De esta manera se crea un ritmo con variedades de texturas en cada momento del día.
Además de la creación de la nueva fachada, generamos un mueble perimetral en la galería, el cual, une todos los ambientes, funciona de servidor a las necesidades de estos espacios y es una biblioteca lineal que unifica y abraza la vivienda.

Otras imágenes del postgrado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *